Guía para tratar con padres en las sesiones de fotos newborn

guía Tratar con clientes en una sesión fotográfica

Hola a amig@s. Arrancamos 2020 con un artículo imprescindible y redactado por una colaboradora invitada. Ella es Mónica Reverte. Experimentada fotógrafa newborn y profesora en el Curso Internacional de Fotografía Infantil y de Familia de la prestigiosa escuela EFTI en Madrid. Podéis ver sus trabajos y seguirla en redes aquí: Mónica Reverte. Mónica tiene una gran experiencia en el trato con clientes y nos va a enseñar una serie de consejos que deberíamos tener siempre presentes en el momento de tratar con padres que traen a sus peques para una sesión de fotos. Os dejamos con Mónica.

13 CONSEJOS INDISPENSABLES EN EL TRATO CON CLIENTES EN UNA SESIÓN FOTOGRÁFICA

 

Si estás leyendo este artículo tenemos algo en común, nos apasiona hacer fotos y nos encanta nuestro trabajo. Esto es muy vocacional y hoy quiero reflexionar contigo sobre una parte muy importante de nuestro precioso trabajo, ¿te preocupas cada día de agradar a tus clientes y que se sientan felices contigo?.

Quiero hablarte sobre la importancia de cuidar a nuestros clientes tanto en las sesiones de fotos como en todo el proceso desde que nos llaman o nos mandan el primer correo electrónico, tus clientes son tu mayor valor, ellos van a recomendarte y te van a hacer el marketing más poderoso de todos.

Llevo más de veinte años trabajando de cara al público en trabajos muy diversos y hay varias cosas que me gustaría compartir contigo: 

 

Durante el proceso de captación y reserva de la sesión sé transparente:

Infórmales de todo sin restricciones, precios, plazos, material que les vas a entregar, ten muy claros tus precios y lo que vas a ofrecerles, que nunca te vean dudar porque a lo mejor sienten que les estás intentando engañar (aunque no sea así). Háblales con franqueza y no les asegures algo que no sabes al 100% si vas a poder hacer.

 

Recíbelos siempre una gran sonrisa:

Da lo mismo cómo te encuentres en ese momento, si has discutido con alguien o si esa noche tu hijo no te ha dejado pegar ojo, en cuanto atraviesen tu puerta debes concentrarte en que noten que para ti son especiales, salúdales con alegría, hazles sentirse cuidados y pregúntales cómo se encuentran, así romperás la barrera de desconfianza que traen en algunos casos, es infalible.

 

Mírales a los ojos:

Busca puntos en común para conectar con ellos de manera natural. Pídeles su opinión con respecto a colores o atrezzo y respétala, sé flexible. Es muy importante que sientan que no haces lo que a ti te da la gana, a veces hay posturas que no les gustan, o las envolturas me pasa a menudo que me dicen que les agobia ver así a su hijo… no las hagas, que sientan que les haces caso y les escuchas, las fotos son para ellos no para ti.

 

Haz que se sientan como en casa:  

Que estén cómodos y relajados. Ten en tu estudio, agua, algo dulce, toallitas, pañales, empapadores y sobre todo, trata y cuida a su bebé como si fuera tuyo, háblale con cariño y gánate su confianza. Limpiarse las manos a menudo les da tranquilidad y también muy importante, cuida tu aspecto personal, tu higiene, uñas, pelo y ropa limpia.

 

Ármate de paciencia:  

Si te hacen la misma pregunta mil veces intenta contestarla con una sonrisa. Nunca jamás te enfrentes a ellos en caso de no estar de acuerdo en algo ni regañes jamás a sus hijos.

 

No intentes ser como no eres:

Si no eres chistoso (como por ejemplo es mi caso) no cuentes chistes, van a notar que no eres tú mismo y eso no le gusta a nadie.

 

“Si al hablar no has de agradar te será mejor callar”: 

Esta gran frase no es mía, es de Tambor en la peli de Bambi y además de aplicarse a nuestros cliente también deberíamos aplicarla a nuestra vida en general. No opines si no te han pedido tu opinión y nunca, nunca, nunca jamás les digas cosas negativas a tus clientes, ni de ellos mismos ni de sus hijos, las frases del tipo: ¡cómo estás con las hormonas!, ¡qué nervioso es tu hijo! o ¡madre mía la que te espera con esta criatura! no te van a llevar a ningún punto bueno, ahórratelas. 

 

Evita las frases negativas:

En este punto te recomiendo que estudies, leas o aprendas con un experto sobre Programación Neurolingüística (PNL), mira en internet porque te va a dar un montón de píldoras fantásticas para aplicar con tus clientes, nunca digas no, ni frases negativas, para conectar con tu cliente es mucho mejor intentar comunicarte siempre en positivo. (por ejemplo: no le digas: “eso con tu hijo no se puede hacer”, puedes decir a cambio “voy a poner todo mi esfuerzo en conseguirlo, debes comprender que cada niño nos marca lo que le gusta y no queremos que tu bebé se sienta incómodo, verdad?”

 

Las prisas no son buenas: 

No les des la sensación de que tienes prisa,  veces es difícil porque la tienes… respira hondo y dale caña para terminar cuando te lo has propuesto, intenta que no te lo noten porque no les va a gustar. Si es porque ellos no han llegado a su hora es totalmente distinto, pídeles que se involucren y te ayuden.

 

Ponte en su lugar:

Vienen con las hormonas revolucionadas, miedos e inseguridades.., debes ser muy respetuoso e intentar comprenderlos. Demuestra control y experiencia y será fácil que se relajen.

 

Qué importante es la despedida: 

Cuando los despidas pregúntales si están contentos y agradéceles su confianza en ti, es lo último que van a recordar de la sesión, haz que sea bonito y se vayan con una gran sonrisa.

 

Prepara tus entregas con cariño:

Que se sientan especiales y por supuesto cumple los plazos que les has prometido. 

 

Clientes insatisfechos:

En caso de un cliente insatisfecho o enfadado trata de no comunicarte con él cuando tú estés caliente, siéntate, respira y haz cuanto esté en tu mano para soluciónalo cuanto antes, no se te ocurra discutir jamás, aunque sea injusto y estés muy enfadado no lo muestres jamás, sé educado y muestra sin problema hasta dónde vas a llegar en caso de negociación, no dudes. 

 

Espero que te haya resultado útil este artículo, le he puesto mucho cariño para tratar de recordarte lo que estoy segura que tú ya sabías. Recuérdalo cada día cuando te despiertes: tus clientes son muy valiosos, cuídalos mucho a todos, ellos te van a recomendar y su marketing es nuestra publicidad más poderosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *